Mientras disfruta de su estadía en el Café Parroquia, también puede apreciar el maravilloso folklore que la Ciudad tiene. Le ofrecemos un deleite cultural al poder apreciar el baile de los famosos jarochos, con las vestimentas típicas que nos caracterizan así como los hermosos sones.  Disfrute de este gran espectáculo con una buena taza de café y nuestra comida tradicional cordobesa, le esperamos.

Orgullosa tradición Cordobesa..

 

El color blanco de nuestro tradicional traje jarocho..

Durante los años de la colonia y hasta hace no muchas décadas, los campesinos y pobladores de las comunidades indígenas de diversos puntos del país han llevado el color blanco como señal de respeto y acuerdo con las leyes de la naturaleza, como levantarse al salir el sol y acostarse cuando éste se ponía. Como ritual de purificación, comer y beber mesuradamente, asearse diariamente en agua fría y realizar ritos de tipo cosmogónico tratando de aprovechar la influencia de los astros, se curaban – limpiaban el espíritu –con plantas medicinales y con baños de temazcal, guardando además, absoluto silencio sobre el significado de sus milenarias tradiciones.

 

Las vestimentas variaban mucho dependiendo de la posición que ocupara una mujer en la Nueva España. Las ropas de los campesinos eran sencillas, sin encajes ni vuelos, pero al extinguirse la guerra de independencia con el nacimiento de la República Mexicana, tuvo lugar un gran cambio social y económico en la región de la cuenca. Las faldas y blusas de las tlacotalpeñas aparecen ahora con olanes  y encajes puestos con profusión barroca. 

 

El camisón es la prenda interior del ajuar de las jarochas, y no es otro que el antiguo huipil que es enrejillado y bordado; la enagua y la entre enagua son las antiguas crinolinas de la mujer andaluza, el pañuelo es una aportación del vestido valenciano, lo mismo que el delantal. La cinta en la cabeza es una herencia de la mulata. En época de lluvia los zapatos eran zuecos de madera forrados con piel que poco después se utilizaron para bailar los fandangos.

 

La parte exterior del traje del traje jarocho..

Refajo o enagua sin manga y cuello cuadrado que llega hasta los tobillos, va adornado alrededor del cuello y en la parte inferior de bordado o rejillado, listón y pasalistón. 

Sobrepuesta: Falda amplia de organza que finaliza con dos olanes con encaje en la parte inferior de cada uno de ellos. Sobre la falda lleva adornos de encaje formando figuras (en algunas regiones suelen no tener dichos adornos y mantener lisa la falda) y sobre los hombros pañuelo de encaje o tul bordado sostenido por prendedores en la parte de adelante y atrás y rebozo.

Accesorios: Delantal de terciopelo negro bordado con flores en colores vivos, collares, abanico colgado al cuello con cadena de oro, paliacate rojo a la cintura, moño del color que combinara con el vestido y flores que pueden ser rosas o gardenias del lado izquierdo de la cabeza si la mujer es soltera y del lado derecho si tiene compromiso, aretes dorados de filigrana, cachirulo de carey adornado de pedrería y oro y, zapatos blancos.

 

 

Mientras disfruta del delicioso bufette dominical que el Café Parroquia le ofrece, también puede deleitarse con las notas musicales que la marimba tiene preparada para usted. Sones que emanan magia y tradición, y nosotros.. gustosos de llevarlos hasta su mesa. 

 

Orgullosa tradición Cordobesa..

La Marimba en México se arraiga profundamente en los estados de Chiapas, Tabasco, Veracruz y Oaxaca, desde mediados del siglo XIX. A pesar de que en cada uno de ellos se le adaptan características específicas, comparten un rasgo esencial compuesto de una membrana hecha con cera de abeja, lo que permite obtener el timbre característico de la marimba, “ese piano de madera con carácter vibrante y chillante”, diría el maestro Aquino.

 

Otro factor que influye de manera definitiva en los sonidos que emana al ser ejecutada, es el tipo de madera utilizado para elaborarlas. Mediante un proceso artesanal, se labran con maderas preciosas como caoba, cedro o caobilla, para el mueble; y hormiguillo, bálsamo o frijolillo, para las teclas.

 

Grandes marcas de instrumentos musicales han fabricado versiones industrializadas de la marimba, sin conseguir igualar los sonidos que caracterizan a las artesanales. Los grandes músicos que han heredado esta habilidad de manera familiar de sus padres y abuelos, continúan utilizando el instrumento tradicional. Una marimba puede ser ejecutada hasta por seis elementos a la vez, pero la base se compone de tres ejecutantes: primera voz; base y armonista.